lunes, 11 de marzo de 2013

FAUNA DE GIMNASIO




FAUNA DE GIMNASIO – I

Pocas sensaciones tan placenteras (he dicho pocas, pero alguna hay, ya hablaremos de ellas en horario no infantil)) como las que te da la práctica de deporte al aire libre. El senderismo, la montaña, o el runnig son mis preferidos, pero no siempre se pueden llevar a cabo, por tiempo, por climatología, o por ubicación y entonces es cuando decido que el gimnasio es una opción estupenda. 

Y allí voy, dispuesta a entrar como yo misma y salir igualita a Demi Moore (Ashton Kutcher incluido a poder ser, todo ello en la primera hora). Y  aquí se obra el milagro, no solo no es aburrido si no que es una de las actividades sociológicas mas enriquecedoras y con mas posibilidades de estudio.  

Ah!! El gimnasio, hábitat por excelencia de “cometornillos” varios, subespecie de la raza humana que se agrupa en manadas con comportamiento gregario y normas no escritas que siguen a rajatabla.


En este ecosistema, alguien como yo, se puede pasar horas estudiando el comportamiento de esta subespecie mientras ataco la subida  al L´Angliru en bicicleta estática, o hago la maratón de Nueva York en cinta (todo ello sin despeinarme, por supuesto).


Mi método de estudio consiste en tomar apunte mental de todos sus movimientos mientras yo me mantengo fuera de su campo de visión (no muy amplio por cierto) y así después de varias sesiones de abdominales y kilómetros suficientes para dar la vuelta al mundo (al menos una vez) tengo material suficiente como para que me publique la tesis el Centro de Estudios Antropológicos de la universidad de Colorado.


Los defensores de la vida sedentaria y levantamiento de pesos en barra pensarán que estoy perdiendo el tiempo, pero NO, al tiempo que tonifico mis músculos y llevo a cabo la operación bikini, ejercito mi mente con este análisis conductual exhaustivo.

En mi estudio he dividido (según su indumentaria, complexión,  comportamiento y conversaciones) a estos “cometornillos” en subgrupos (que merecen un capítulo individual para cada uno de ellos): el cani, el metrosexual, el quieroynopuedo, el ironman, el maduroconaspiraciones, y por supuesto el Community24horas, todos ellos, evidentemente, tienen su equivalencia en el género femenino. 

P.D.: se me olvidó decir que este tipo de estudios se deben de llevar a cabo los meses de enero y febrero, porque después en el gimnasio quedamos cuatro gatos.




¡¡BUEEEENOOOSSS DIIIIAAASSSSSSS CUEEERRRRRRPOS!!









7 comentarios:

  1. Con lo que me gusta "fisgar" desde fuera, casi me está apeteciendo ir al gimnasio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vete, vete, que nos da pa un par de risas! jajaja

      Eliminar
  2. jajajajajajajaja....¡¡Que bueno!! Pero me queda la duda de saber si de verdad ha ido al gym a hacer un estudio o a realizar el deporte puro y duro de cotillear :)

    ResponderEliminar
  3. Hombre Ana Belén, yo fuí a poner el culo duro!! jajaajaja, lo otro es accesorio...

    ResponderEliminar
  4. Sobre el tema de los gim podría escribir 80 hojas, jajajajjajaj. Una vez fuí con mi cuñada de entonces a buscar gim y creo que pocas veces me reí tanto en mi vida: solo viendo los personajes que te reciben y te muestran las instalaciones da para una tésis antropológica. Unos inflados de esteroides con minicamiseta haciendo posturitas extrañas mientras trata de hablar sin mover los labios para no deformar los esternocleidomastoideos y los maseteros y hacer figurita, otros vendiéndote que los sábados los de yoga pasan a hacer aeróbic, los de sala pasan a jugar fútbol, para conocerse y luego hay un pequeño pincheo todos juntos (secta?), vamos, de toooooo. Supimos que habíamos encontrado el nuestro al ver en la elíptica a una señora de sesenta años con una camiseta de Alimerka y un pantalón de toalla-rizo sudando con la coleta mal hecha, un guajete haciendo pesas con un bañador tobillero y un minero retirado sudando el vino y las fabadas de vida que le quedaban.....así empezó una divertida historia en la que yo leia un libro en la bici para no trabar conversación con nadie hasta que crié fama de rara y me dejaron en paz, menos el monitor que, a la sazón, había sido amante mío y me trataba como a la niña mimada del gim. Nadie me preparó nunca unas tablas de abdominales más dúlcemente ni me colocaba peso en los hombros con más donaire. Fiel a mi afán de "desgregariarme", ahora, con la liberación que nos da Decatlhon, puedo hacer cada día abdominales, puedo luchar contra la gravedad de mis mamas con un aparatito tipo mariposa, y puedo escribir esto con pesos en los tobillos, ya que me voy a caminar un rato...y todo eso sin tener que hablar con nadie ni soportar la "fauna de gim". ¿Kary....en qué categoría me metes?
    Un abrazo y gracias por el superpost

    ResponderEliminar
  5. XDIOSSSSSSSSSS!! Elisa!! Me has hecho reir, como hacía tiempo que nadie lo hacía!! ESTUPENDO COMENTARIO, es una entrada de blog por sí mismo, y creo que voy a crear una categoría PARA TÍ SOLA!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto! si quieres darme una columna me haces más feliz que una perdiz, jajajajjajajajajajajjajajajajajajajajjajajjajajajajajajaj

      Eliminar