lunes, 8 de abril de 2013

BÉSAME TONTO


¡BÉSAME TONTO!

"La española cuando besa, es que besa de verdad", (¿será que en el resto del mundo todos los besos son de Judas?) menudo lumbreras el Manolo Escobar, y va y se casa con una alemana, ¡con dos cojones el tío! Dejemos aparte los besos fraternales, los besos de amigos, los besos a los hijos, los besos de cortesía y centrémonos en los besos eróticos, que no en los "besos de amor", un acto erótico en sí, admitámoslo,  no siempre implica amor, nada, a otra cosa que me desvío y me sale otro post totalmente diferente...


Está claro que hay tantas variantes del beso como personas hay en el mundo, es más, las variables son infinitas, porque incluso los besos que nosotros mismos damos son diferentes cada vez, no existe un beso igual a otro. Y está la evolución, ¡anda que no hay diferencia del primer beso que dimos a los últimos! Hay besos que recordamos por la persona a quien los dimos, por la intensidad, por la sorpresa, por lo patéticos, por la técnica depurada de quien lo da, por la torpeza, por lo estupendos, por lo que vivimos antes, por lo que vino después, por lo que esperábamos de ellos y nunca llegó, y hay besos que nunca dimos pero imaginamos, (pongamos, por ejemplo, un beso a Melendi, vamos, que seguro entraría en la categoría de estupendo) besos, besos, besos!!


Cuando me puse a escribir sobre el beso indagué un poco por la red y no dejan de sorprenderme la cantidad de blogs, revistas, artículos y publicaciones que dan consejos sobre cómo besar y como f*****, oye, que no alcanzo a entender como sobrevivimos a nuestras primeras experiencias sin internet. Pongo como ejemplo un fragmento que corto y pego de la revista COSMOPOLITAN: "Aunque si lo que preocupa es cómo dar un beso con lengua lo mejor es que te dejes llevar. Si uno de los dos tiene más experiencia que el otro hará de guía y si ves que no te está gustando intenta siempre hacerlo despacio y suavecito, tocándoos los labios con la punta de la lengua, juntando vuestras bocas y besando el labio superior e inferior indistintamente. Una vez preparado el terreno las dos lenguas se juntan, normalmente si empezamos suavecito serán las puntas las que tengan el primer contacto y si lo que queremos es un beso salvaje, entonces introduce tu lengua de forma profunda intentando bailar con la suya. Es importante que llevéis el mismo compás, si no puede ser un desastre, pero no te preocupes, esas cosas salen solas ;-)" ¡AY MAMINA! Juro por mi descendencia que me quedé muerta. Así que cerre todas las páginas sobre besos que tenía abiertas y decidí que solo hay que escribir sobre las experiencias propias.


Será romántico, pero con paragüas.
No soy experta en besos, sé lo que me gusta y lo que no, y no quiero besos con técnicas aprendidas en revistas y manuales, quiero besos espontáneos, naturales, frescos, largos húmedos y apasionados. Un beso especialmente repelente es el "beso impaciente", suelen ser de los primeros, y son esos besos en que el chaval, después de mucho dudar, se decide y se pega a ti y aprieta los labios y mueve frenéticamente la cabeza como si estuviera lavando los dientes o algo y te queda esa sensación de estupor y un ligero dolor en las costillas del abrazo que acompaña al puñetero beso... Un tipo de beso que no me hace demasiada gracia es ese al que le tienen tanto apego las pelis americanas "el beso bajo la lluvia". HOMENOMEJODAS, que después de pasar media hora planchando el pelo vas a pararte a dar un beso bajo un chaparrón de justicia para después, a la hora de la verdad parecer un "pitu matau a escobazos"... También me provocan muchas dudas los besos de las pelis porno, ¿pretenden besar o comerse literalmente entre ellos?



No sé de dónde sacan a estos "beach boys", pero de rodiles, NO.
Los "besos en la playa" son otra cosa, el sol el calor, que una cosa lleva a la otra y de repente estás chupando más sal que si estuvieras comiendo una lata de anchoas, es un inconveniente,  si, pero se arregla fácilmente con un mojito o una botellina de sidra con unos bígaros.

Los besos, en definitiva, en la medida en que son voluntarios y compartidos, son la expresión del deseo, son preludio y son final, son los acompañantes perfectos de una buena cena, de un buen paseo, de una tarde de sofá y manta, de una noche de fiesta, de una noche de amor, o de un sueño en compañía. Y siempre serán estupendos si intentamos que el último que damos sea siempre el mejor, por eso, ¡¡BÉSAME TONTO!!



                                         


¡¡BUEEENOOSS DIIIASSSS CUEEERRRRPOS!!
BESONES A PUÑAOS



10 comentarios:

  1. ¿y los besos de un bebé?¿y los de tu perro favorito?¿y los besos que se dan a las fotos de seres queridos? Besar,besar...y vuelta a empezar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Has leído la introducción Lizzi?, lo de dejar aparte los besos fraternales y centrarse en lo eróticofestivo? Así, como apunte...

      Eliminar
    2. Sí,vale,acepto beso como animal de compañía ;-)

      Eliminar
  2. Lo mejor, la variedad y que son preludio de
    Amén

    ResponderEliminar
  3. Besos, besos, besos... cómo nos gustan los besos!!!

    ResponderEliminar
  4. Y no te olvides Kary K, del Besós, el que pasa por San Adrián, que como diría el gran J.L.Sampedro, es el "Rio que nos lleva"... que nos "pone" , diría yo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Han quedado miles de besos en el tintero, pero me gusta resumir, lo escueto, lo queno aburre!! jajaajaja ahora recuerdo un beso también bastante repelente, ese que parece que te has metido en una pota de garbanzos, con mucho agua y poca chicha... na, déjalo que ese beso igual no era para aquí OMAR!! jajaajajaajaja

      Eliminar