miércoles, 11 de junio de 2014


SAPOS Y PRINCESAS

Majas de Goya
No creo en sangres azules, ni en príncipes,ni en princesas, ni en razas superiores y mucho menos en lo que llaman "nobleza", esa casta artificial cargada de títulos obsoletos heredados de privilegios aún más obsoletos. Círculo cerrado de seres convencidos de su superioridad con el único argumento de su apellido, sin ser conscientes de que es un hecho meramente circunstancial. Miembros de una manada que se reproduce entre ellos y que aunque se apareen ocasional o habitualmente con individuos de otras "categorías" o razas, jamás lo admitirán (salvo excepciones) por eso de la "pureza de la sangre", pero que han ido dejando un reguero de bastard@s sin nombre ni derechos adquiridos. Manada que salvo servir de modelos para algunas obras gloriosas de la pintura y el arte poco más han aportado a la sociedad.


...mi sapo bonito...
Así las cosas, y dada mi condición de "tirando a republicana", mi opinión es que lo mejor, si es que hay algo bueno, o al menos lo que más me divierte de esta monarquía impuesta por segunda vez, es Letizia, sí, sí, lo que leéis, Letizia. Plebeya con sangre mestiza de todos aquellos que hoy son los sparrings del sistema: periodistas, sanitarios, taxistas, floristas, comerciales y obreros se mezclan en las venas de la que será LA REINA. Divorciada, atea, republicana, periodista, presentadora de informativos, más amante de Metallica que de los conciertos de cámara, de los vaqueros que de los colores pastel y capaz de renunciar a todo eso, yo creo que más por "dar en las narices" a algun@s, que por amor (aunque esto último, el amor, no lo podemos medir desde afuera) lo que viene a ser por tocar los cojones que diríamos en tono coloquial...Se ha mantenido en pie, como diría el Dúo Dinámico, ha resistido como el junco que es, puede doblarse, pero es difícil de romper...


Quédate así para siempre...
Su triunfo será ese, reinar sobre quienes la despreciaron y ningunearon, sobre aquellos que sufrieron sarpullidos por sentarse al lado de un taxista el día de su boda, (me muero de la risa solo de imaginarlos) pero también será su condena, dura condena, ofrecer su mano a besos obligados y su sonrisa a súbditos que no la respetan no entraba en sus planes de princesa. Además creo que los sueños de esta dama no estaban hechos de parabienes y felicidad y perdices y besos de amor, si no de éxitos y reconocimiento y ahora, ES DEMASIADO TARDE PRINCESA y por muchos besos que le des, Felipe nunca será un sapo...tu consuelo será saber que, al menos tus cachorr@s tampoco, has asegurado su linaje y su futuro, que es mucho más de lo que pueden decir muchos padres de este país...


       


#KaryOpinión: Sigo "despanzurriá" de la risa, pensando que la "nobleza insigne", la más tradicional y cortesana tiene que estar en la gloria, teniendo como jefa de la manada a una CACHORRA SIN RAZA.
Por mi parte, mi jefa sigo siendo YO, la reina de mi casa...que nadie me levante la voz...